Blog Sage Experience

  • Información útil para ayudarte en la gestión de tu negocio, ya seas emprendedor, autónomo, asesor, pequeño o mediano empresario. 
Ir al Blog Sage Experience

Los 4 tipos de contratos de trabajo



Acuerdo entre empresario y trabajador por el que el último está obligado a prestar determinados servicios por cuenta del empresario, siempre bajo su dirección y a cambio de una retribución. Esta es la definición de contrato de trabajo que hace el Servicio Público de Empleo Estatal (en siglas, SEPE) de nuestro país. Este documento solo puede ser firmado por los mayores de edad (18 años), los menores de 18 años pero que estén legalmente emancipados, los mayores de 16 y menores de 18 con la autorización de los padres o de la persona/s que los tengan a su cargo, y los extranjeros de acuerdo con la legislación que les sea aplicable.

Para formalizar un contrato de trabajo de modo legal existen dos formas: por escrito o de palabra. Aunque existen una serie de requisitos en los cuáles será necesario que se haga de modo escrito. Por un lado, es obligatorio que sea por escrito cuando así lo exija una disposición legal. Por otro, será obligatorio en los casos de que el contrato sea de prácticas; de formación; para realizar una obra o servicio determinado; a tiempo parcial; fijo, discontinuo y relevo; a domicilio; para trabajadores contratados en España al servicio de una empresa española en el extranjero; y en los casos de contratos por tiempo determinado cuya duración sea superior a cuatro semanas.

Sin un contrato laboral, sin este acuerdo legalmente vinculante entre las dos partes, el empleado no tendrá seguridad de trabajar en una empresa que sea profesional. En una empresa que ha puesto por escrito a qué está obligado este trabajador y cuáles son todos los términos de ese empleo. Por el lado de la empresa, es necesario para que el empleado sepa y sea consciente de sus obligaciones. Además de la parte importante de proteger a sus clientes y la propiedad intelectual de su negocio para evitar robo o mal uso de información de valor para la empresa. Junto a la copia del contrato, se recomienda también proporcionar los detalles del convenio colectivo que aplique al mismo. En el contrato a veces no se incluyen los detalles que aplican a ese convenio como, por ejemplo, prestaciones sociales voluntarias, horario laboral, reembolso de gastos de desplazamiento, etc.

En muchas ocasiones, los contratos se establecen con un periodo de prueba, pero es optativo. Si se opta por incluirlo, deberá dejarse reflejado por escrito en el contrato para que ambas parten sean conscientes. La duración máxima se establecerá en los Convenios Colectivos correspondientes o no podrá ser superior a seis meses para técnicos titulados, o de dos meses para el resto de trabajadores. Durante un periodo de prueba, cualquier de las partes, empresario o trabajador, podrá rescindir la relación laboral por propia voluntad sin alegar causa alguna y sin preaviso (siempre que no se hubiera pactado otra cosa con anterioridad).

Los contratos de trabajo más comunes

Si tienes empleados a tu cargo, los contratos de trabajo serán “tu pan de cada día”. Un documento que debes tener dominado al 100%. Para fomentar una contratación estable y mejorar la empleabilidad se han definido cuatro tipos de contratos de trabajo:


  • Contrato indefinido, desde ahora y “para siempre”. No establecen límites de tiempo en la prestación del servicio en cuanto a la duración del contrato. Son los más deseados por los trabajadores por la estabilidad, compromiso y buenas condiciones laborales.
  • Contrato por tiempo determinado, “sólo por un tiempo…”. Establecen una relación laboral entre empresa y trabajador a jornada parcial o completa por un tiempo.
  • Contrato de formación o aprendizaje. Destinados a fomentar la inserción laboral y la formación entre los más jóvenes. Con ellos obtendrán una cualificación para desempeñar una profesión.
  • Contratos en prácticas, “con la L incluida…”. Facilitan la experiencia profesional para los trabajadores conforme a su nivel de estudios, ya sea título universitario o de formación profesional.

Es por eso que, con todo esto en mente, y si estás pensando en aumentar tu plantilla, has de estar atento. Existen casos en los que puedes encontrar incentivos y bonificaciones que pueden abaratar tus gastos mensuales de contratación de personal. Y, para estar al día de todas las nuevas normativas, nada mejor que controlar las nómina, contratos y seguros de tu empresa con una solución de gestión laboral.

Descubre más en esta infografía. Puedes descargarla en formato PDF y compartirla en tus canales sociales.

 

Infografía

Los 4 tipos de contratos de trabajo

Descarga la infografía en PDF