Blog Sage Experience

  • Información útil para ayudarte en la gestión de tu negocio, ya seas emprendedor, autónomo, asesor, pequeño o mediano empresario. 
Ir al Blog Sage Experience

Cómo aprender a delegar tareas



A veces, cuando uno es dueño o gerente de una pequeña empresa, no siempre es buena idea administrar el negocio y desarrollar todas las tareas diarias uno mismo. De tener que hacerlo por necesidad, la productividad, la rentabilidad, el incremento de la cartera de clientes o alcanzar los objetivos empresariales se verá, generalmente, mermado.

Lo ideal sería poder contar siempre con un equipo de trabajo pequeño, bien interno o con proveedores externos, para poder delegar parte de esas labores rutinarias. Y, sobre todo, tratar de formar una estructura de empresa, un organigrama, donde las urgencias no vayan tanto de conseguir y sacar pedidos, sino de estructurar procedimientos y establecer una metodología eficiente. Ese equipo de trabajo más reducido será siempre una ventaja ya que favorecerá el conocimiento de todos, la cercanía y la implicación directa de los empleados en el proyecto.

Pero, ¿cómo ha de ser esa estructura ideal? Para desarrollar ese organigrama, lo importante es saber cuáles son las funciones que necesita tu negocio. Una vez lo tengas determinado, establece las responsabilidades y las actividades de cada puesto (intentando que no ocupes tú solo todos esas posiciones…). También será importante desarrollar procesos muy claros de supervisión para medir si todos y cada uno de los miembros del equipo están alcanzando los objetivos. Así que lo importante será aplicar el “a cada quien lo suyo”: el director será quien ponga orden y quien tome las decisiones ejecutivas pero las tareas del resto habrán de estar claras para que todo funcione.

Una vez tengamos esto establecido hay que empezar a plantearse la no siempre fácil tarea de delegar ya que, a la hora de la verdad, no todos los dueños de empresa están dispuestos a hacerlo (a perder el control total del negocio). Para que no se convierta en algo muy duro, la persona que delega debe seguir haciendo lo más importantes (por ejemplo, las políticas de selección o las normas de conducta no se pueden encargar) y delegar las que considere “delegables”. Delegar también en una persona de confianza hará el proceso mucho más fácil.

El delegar supondrá no solo repartir la carga de trabajo, sino ampliar el desarrollo de habilidades de los trabajadores, ser más efectivo en los procesos y lograr mayores resultados en la empresa. Y siempre sumándole un gran plus para mejorar el clima laboral y conseguir que los empleados se identifiquen e involucren con el proyecto de empresa: la generación de confianza y el orgullo de pertenencia.

Las startups y pequeñas empresas también pueden delegar

Un emprendedor o gerente multiusos suele ir de “serie” en una startup o pequeña empresa. Un “ejército de un hombre”, un líder que, por su carácter multitasker, tiende a acaparar demasiadas tareas con el miedo de que se escapen de su control. En esta infografía, aprenderás como avanzar en tu negocio, cediendo todas aquellas responsabilidades que no sean de gestión empresarial:


  • La unión hace la fuerza, pero con cabeza. La piedra de toque es una buena gestión del talento: conocer los perfiles, habilidades y pasiones de tus empleados te descubrirá las tareas y nivel de responsabilidad adecuados que puede asumir cada uno.
  • Para ser un líder de primera, comunica. Delegar no tiene que significar “tirar balones fuera”. Definir previamente todos los procesos y dar un mínimo de formación antes de traspasar una buena responsabilidad sientan los cimientos de una buena delegación.
  • Evita el micro-managing. Delegar tareas no significa deshacerte de ellas y “si te he visto no me acuerdo.
  • Reconoce el trabajo bien hecho. Una vez finalizada la tarea, analiza y evalúa los resultados. Pon en valor los logros de tus colaboradores y haz críticas constructivas si son necesarias.

Por todas estas razones, la capacidad de delegar tareas es clave en la gestión de cualquier negocio. Tanto pymes como autónomos requieren de una movilidad y capacidad de control mucho mayores que una gran empresa, pero eso necesitan contar con más tiempo. Para ello, una solución de facturación y contabilidad te ayudará a tener tu negocio bajo control al automatizar todas las tareas administrativas.

Descubre más en esta infografía. Puedes descargarla en formato PDF y compartirla en tus canales sociales.

 

Infografía

Cómo aprender a delegar tareas

Descarga la infografía en PDF



Sage © The Sage Group plc 2017 . Derechos reservados