Blog Sage Experience

  • Información útil para ayudarte en la gestión de tu negocio, ya seas emprendedor, autónomo, asesor, pequeño o mediano empresario. 
Ir al Blog Sage Experience

Diccionario para entender a tu jefe (y viceversa)



En la actualidad no se concibe una empresa, ya sea grande o pequeña, que no cuide la comunicación interna para que la compañía funcione lo mejor posible. Y es que, ante un “público” tan exigente como son los empleados, se antoja fundamental tener una buena política de comunicación interna. Desde los años 70, este tipo de políticas ya empezaron a integrarse en los organigramas de las empresas, tanto en Estados Unidos como en Europa. Acciones siempre asociadas a las estrategias del departamento de recursos humanos (o capital humano), en esos momentos no fueron una respuesta a una nueva tendencia empresarial, sino una respuesta real que acompañaba al crecimiento que las organizaciones fueron teniendo con el paso del tiempo.

Inicialmente, la comunicación interna tenía una difusión más vertical que horizontal, informándose principalmente de temas laborales, operativa y organización en la empresa (es decir, temas sobre condiciones de trabajo, salarios, etc.). Ya sobre los años 90, esta área empieza a tener independencia de los departamentos de recursos humanos y, junto a la comunicación externa, empieza a incorporarse a la estrategia de comunicación corporativa de las compañías.

Y es que, para mantener a los equipos de trabajo enfocados en sus tareas, pero, sobre todo, motivados para seguir creciendo en la empresa, es necesario que haya vías de comunicación permanente entre jefes y empleados (y viceversa). Una comunicación que no debe ser solamente unidireccional, ya que se perdería uno de los beneficios principales del proceso de comunicación, como es la repuesta y la interacción. Dependiendo así de la dirección en la que circulan los mensajes y comunicaciones, la comunicación interna puede organizarse de diferentes formas. Si conoces bien esos mensajes, podrás así aplicar las herramientas más convenientes para cada uno, logrando así una verdadera cultura de comunicación en la empresa. Un ejemplo es la comunicación descendente, la más usada, siendo formal y básica. Su finalidad es informar de instrucciones, objetivos y/o políticas de la empresa.

También existe la comunicación ascendente, cuando los mensajes circulan de abajo hacia arriba en la empresa. Nacen en la base de la organización y su destino es la alta dirección para, así, permitir a los empleados transmitir sus ideas y sugerencias (dando retroalimentación a la comunicación descendente). La comunicación horizontal entre personas o áreas de la empresa que se encuentran en el mismo nivel jerárquico es la que se da, básicamente, entre pares. Aquí los instrumentos más adecuados son las sesiones informativas, correo electrónico, redes sociales o sesiones informativas.

Comunicación interpersonal entre jefe y empleado (y viceversa)

Generalmente, es en la comunicación interpersonal donde existen errores muy frecuentes en los entornos empresariales ya que, a veces, suelen darse suposiciones (que son uno de los principales focos de conflicto). A veces, esos errores de comunicación también parten de los errores de actitud a la hora de dialogar (por ejemplo, hay algunas personas que tienen un estilo de comunicación agresivo con tendencia a afrontar la resolución de conflictos desde la perspectiva de buscar culpables, colocándose siempre en una posición de ataque). Usar el canal equivocado también es un error importante que se puede cometer ya que, en función del mensaje, tendrá que elegirse el medio idóneo para ello.

Desde el lado del receptor, uno de los principales errores es no hacer preguntas por miedo a mostrar ignorancia (generalmente le suele pasar a muchos empleados que se enfrentan a un superior). Otro puede ser la prisa, siendo un error que el jefe (cuando es el receptor) no busque feedback a través de preguntas para asegurarse que el empleado ha entendido bien lo que quería decir.

Y tú, ¿sabes realmente si te entienden tus empleados? O, del otro lado, ¿quieres saber lo que en realidad te está diciendo tu jefe? En esta infografía te proponemos un pequeño diccionario para ayudarte a entender qué es lo que en realidad quiere decirte tu jefe (y viceversa). Y, para un buen entendimiento entre jefe-empleado, no olvides que es clave una buena comunicación y tener toda la información de la empresa bajo control con una solución de gestión empresarial.

Descubre más en esta infografía. Puedes descargarla en formato PDF y compartirla en tus canales sociales.

 

Infografía

Diccionario para entender a tu jefe (y viceversa)

Descarga la infografía en PDF