Blog Sage Experience

  • Información útil para ayudarte en la gestión de tu negocio, ya seas emprendedor, autónomo, asesor, pequeño o mediano empresario. 
Ir al Blog Sage Experience

Contable o´clock



Ante la pregunta, ¿qué hace un contable en su día a día?...la respuesta principal es estar rodeado de números y más números. Y es que esta importante figura ha de tener grandes habilidades matemáticas para llevar correctamente las cuentas del negocio. Así, la figura del contable es imprescindible para gestionar y distribuir eficientemente los recursos económicos de un negocio, además de para llevar a cabo análisis financieros que ayuden a toda empresa en su ansiada senda de crecimiento.

Según la definición de la RAE, “la contablidad es el sistema adoptado para llevar la cuenta y razón en las oficinas públicas particulares” o la “aptitud de las cosas para poder reducirlas a cuenta o cálculo”. No es nada más que la técnica que estudia la realidad económica y financiera de las empresas u organizaciones. Además de que, si no existiera, no podrían tomarse decisiones a largo plazo en ninguna empresa.

Hay diferentes tipos de contabilidad, dependiendo principalmente del tamaño y/o necesidades del negocio. Las más utilizadas son la administrativa, que engloba el realizar informes internos que son la base para evaluar si la empresa está creciendo en relación con los objetivos planteados por la dirección; la de costes, fundamental para aplicar técnicas de control de costes de producción de una empresa, indicando lo que cuesta producir un producto/servicio determinado; la fiscal, relacionada con los impuestos, se preparan los documentos financieros según los criterios fiscales de cada país; la financiera, básica para conocer las ganancias o pérdidas, proporciona información sobre la situación del patrimonio de la empresa; y la gerencial, supervisa los datos financieros históricos así como la economía actual, datos que sirven para hacer predicciones futuras.

Teniendo en cuenta la dificultad de todas estas especialidades contables, el contador ha de ser un amante de los números. Pero, lejos de ser una persona resguardada en su oficina para hacer “sumas y restas”, el contable del siglo XXI es un gran profesional que puede aportar grandes beneficios a cualquier empresa.

Conocer el estado financiero será uno de ellos, ya que un contable ayudará a extraer los datos más relevantes del negocio y los relacionará entre sí. Implantar el sistema contable óptimo haciendo uso de las nuevas tecnologías también será importante. Un buen contable te aconsejará de cuál es el que has de usar en el departamento financiero. También te ayudará a evitar errores, verificando la exactitud del registro de los libros contables para que todos los datos sean correctos. Y no hay que olvidarse del cumplimiento de las obligaciones fiscales. Un contable te permitirá olvidarte del dolor de cabeza que producen y estarás siempre al día con Hacienda. Otro punto importante será conocer las debilidades y oportunidades de la empresa gracias a las auditorías internas que un contador puede hacer periódicamente.

Un día en la vida de un contable

Y es que ser contable es, muchas veces, sinónimo de ser velocista y maratoniano al mismo tiempo. A veces, incluso 24 horas de trabajo parecen no ser suficientes para todas las tareas que ha de realizar:


  • Balance de cuentas y flujo de caja, hay que llevar un seguimiento óptimo de las operaciones y su correcto registro
  • Análisis de la información, los números no se leen solos, por lo que hay que preparar informes y más informes
  • Construcción de forecast y previsión presupuestaria, será necesario revisar la situación y hacer previsiones para conseguir los objetivos con los informes realizados
  • Declaración de impuestos, hay que estar siempre listo para cualquier cambio legal…ya que, Hacienda no “perdona”
  • Emisión de pagos y facturas, punto importante además el de recordar los vencimientos para evitar la morosidad
  • Estudio de viabilidad de nuevos proyectos, hay que asegurarse de que el margen de beneficios de cada proyecto se mantiene
  • Ajustes contables, conseguir que cuadre toda la información de cobros y pagos
  • Búsqueda de financiación, preparando documentación, solicitudes de créditos, aplazamientos de deuda…
  • Cierre mensual, recoger todas las operaciones mensuales para ver cuál es la situación de la empresa

Y es que, dejando papel y calculadora a un lado, y gracias a la tecnología, los días de un contable serán más fáciles. Con una solución de contabilidad tendrás todo organizado y con toda disposición de la información en cualquier momento.

Descubre más en esta infografía. Puedes descargarla en formato PDF y compartirla en tus canales sociales.

 

Infografía

Contable o´clock (o cómo ganar al reloj)

Descarga la infografía en PDF